miércoles, 11 de diciembre de 2013

4 años y un brazo roto

Una mañana en la que Currita y yo marujeábamos por casa, me llamaron del cole de Currito diciéndome que se había caído y que debía ir a buscarle. Les pregunté:
- ¿Pero está bien?
- Si, si, pero mejor ven a buscarle. Se ha hecho daño en un brazo, dijeron.
- De acuerdo, ahora voy.
Ahora voy, no quería decir voy ahora mismo volando. No. Quería decir, termino aquí, y voy. Me han dicho que el niño está bien, así que no me pienso poner nerviosa.
Pasados 10 minutos me llaman de nuevo.
- Que vengas, y que vengas ya. Que tu hijo no para de llorar y además tráete los papeles  del seguro médico.
Cuelgo. Me ataco. Corriendo cojo a Currita y vuelo al cole.
Por el camino me llama el Currante desde el fin del mundo y me dice:
- Me han llamado del cole de Currito, tienes que ir a buscarle.
- Joder que voy de camino, le digo cabreada.
- Parece ser que se ha roto un brazo, me confiesa.
- ¿¿Cómo?? ¡¡Pero si no era nada!!
Pues si era. Fractura de radio.
Nunca entendí porque no me lo dijeron a mi en vez de al Currante, pero ese es otro cantar.

Cuando llegué al cole, le habían entablillado el brazo y el pobre lloraba como un locoAsí que, amablemente les pedí que se quedaran con Currita que yo me iba al hospital.

Al llegar, radiografía al canto. Salita de espera. Un médico nos llama y nos confirma la lesión. Salita de espera. Otro médico, con pinta de ser más importante que el anterior, nos llama de nuevo y nos vuelve a confirmar la lesión. Salita de espera. Un médico más, nos enseña la radiografía. Salita de espera. Vuelve el primer médico para decirnos que le van escayolar. Vale. Currito se ataca. No sabe lo que es que le escayolen, y el pobre ya se imaginaba estilo momia. Salita de espera. El médico importante viene a decirnos que van a proceder a escayolarle. ¿En serio? Salita de espera. Finalmente viene un enfermero y le escayola. No pone mucho cariño pero le deja escoger el color del yeso. Salita de espera. Currito se duerme, y yo aprovecho para acordarme con muy poco cariño de la madre del médico, de su prima y de su tía la del pueblo, eso si, muy muy bajito. Otro médico más, nos dice que tengo que esperar al informe y que mañana hay que llevarle al hospital infantil. ¿Cómo? ¿Y repetir todo esto? Si, claro. A ver que te crees, esto es América.
Escayola naranja butano con motivos en gris.

Cuando por fin llegué al coche, habían pasado 6 horas. Lo juro.
La fractura era gorda, teníamos escayola para seis semanas y cuatro añitos en el cuerpo llenos de nomepiensoestarquietoniunsegundo. Pero como es un santo, se portó como un campeón. Ni una queja en mes y medio.


Y ya puestos a cascar os cuento que la broma fueron 4.600 dólares. Desde entonces, los miembros de esta familia tenemos terminantemente prohibido rompernos huesos en este país. Queda avisado.

16 comentarios:

  1. Madre mía! Pero cómo puede costar tanto!! La escayola es de oro o qué?? Bufff

    Espero que se recupere pronto el peque :)

    ResponderEliminar
  2. ¿4600 dólares por una escayola?

    ¡Yiu Es Ei! Creo que si algún día voy a verte, iré con todo roto y escayolado de casa xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho mejor, te lo traes puesto y eso que te ahorras!

      Eliminar
  3. Jolines con la facturita, claro así se explica que te vieran tantos médicos y te hiciesen ir una segunda vez... de alguna manera tenían que justificarla.
    Lo mejor es lo que has hecho, prohibirselo!! jaja

    Lo de no avisarte desde un principio supongo que sería por no asustarte no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un pesadez tanto médico para un enano de 4 años!!
      Imagínate alguna situación mas complicada, espero no saberlo nunca…

      Lo de no avisarme no tengo muy claro aún porque lo hicieron. Parece ser que es así simple, pero como al Currante lo pillaron de viaje, presionó y se lo dijeron...

      Eliminar
  4. pues vaya!!!!!
    pobre currito!!!!
    No me digas que va a tener que comer el turrón con una mano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy hace un año de todo esto, pero si, las Navidades pasadas se comió el turrón con una mano!!

      Eliminar
  5. Pobrecillo!!!!!!!! ah pero fue el año pasado...pobrecillo el año pasado!!! Tan pequeños que todo ese despliegue de médicos le tienen que impresionar y asustar.

    Vaya clavá que te pegaron muchacha!!!!! Como para ponerte malo allí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que fue una gracias de las buenas buenas….

      Eliminar
  6. Y lo mono que es mi paquito que? Que ganitas de tenerle por aquí

    ResponderEliminar
  7. Hola mamá Curra, también me alegro de encontrarte por aquí, he disfrutado bastante con tu blog, es muy divertido e ilustrativo de nuestras experiencias en Miami. Este tema del médico es bastante peliagudo, también pensaba escribir sobre ello porque es un abuso, sobretodo las facturas de los hospitales.
    Un saludo y suerte con tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegra que te guste.
      La verdad que es un tema complicado, a nosotros nos pilló recién llegados y nos impresionó mucho. Y fíjate que al final, más que le dinero (del que se hizo cargo un seguro), fue el despliegue de médicos que hubo para atender a un enano de 4 años.
      Saludos!

      Eliminar