martes, 19 de agosto de 2014

En la parra

Parece que ya está casi todo en orden. Los cachorros en el cole, el Currante currando a puntito de pirarse por el mundo, la nevera llena (de lechuga y fruta, ni una cerveza lo juro), y de momento sólo la intención de volver a clase de inglés y tal vez a algún gimnasio. Por fin tengo tiempo para leer, para escribir o para mirar la luna o el cielo azul. Aunque desde que hemos llegado a Miami no lo he podido ver ni un solo día (nubes de mierda…).

Me pongo a ello pero nada… Quiero cumplir mi promesa y contaros todas esas historias que os dije, pero algo me distrae y no sé que es. Será el orden. Será que me encantaría tener una cervecita a mi vera (con patatas fritas, de las de toda la vida). Será que hoy las musas han “pasao” de mi y están de vacaciones, como le pasó a Serrat.

Se me va la olla. Se va otra vez a España, a lo que dejé allí. Se va de paseo por la Castellana o a tomar el aperitivo al centro (que aquí ya es la hora). Se pira dando volteretas por el océano hasta llegar a Huelva, se da un bañito en ese agua tan helada, se toma unas gambitas y sigue hasta Madrid. Mira desde el cielo azul la ciudad vacía y baja a seguir paseando por la Castellana. Después del calor que ha pasado en Miami, pasear por Madrid es una gozada.
Seguiré en cuanto consiga hacerla volver. ¡Qué alguien me ayude!

La Castellana vacía



6 comentarios:

  1. A mi las nubes me recuerdan que, casi siempre, las mejores cosas están ahí aunque no podamos verlas. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tendré en cuenta, cada vez que vea nubes imaginaré el cielo que hay detrás. Gracias, mis besos.

      Eliminar
  2. Yo te ayudo, dime como.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias pero no tengo ni idea de como hacerlo…

      Eliminar
  3. Un poco del Homesickness ese que dicen por aquí :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay una palabra así en español verdad?
      Define bastante bien como me siento… Un beso!

      Eliminar