martes, 9 de septiembre de 2014

Insomnio

Ayer me acosté a las 12.30. No suelo acostarme tarde, pero quería esperar a ver la luna desde la terraza. Me mandaron fotos de ella desde España y pensé que merecía la pena verla porque estaba preciosa.

Me acosté para dar vueltas y más vueltas a todo lo que me ronda por la cabeza últimamente. Le daba una vuelta para un lado, y otra para el otro. Así, una y otra vez.
A las 3.15, estaba en la terraza contemplando la luna de nuevo. 
Media hora más tarde me volvía a la cama a intentarlo otra vez. Y sí, esta vez parecía que me dormía, cuando de repente, en medio del silencio escucho:
- ¡¡Mamiiiii!!
Currita quiere venirse a mi cama, y yo, que aunque no lo parezca me esfuerzo por ser buena madre, trato de ayudarla a volver a conciliar el sueño en su camita, quedándome con ella media hora. Cuando por fin parece que se ha dormido regreso a la mía. Suspiro, miro el reloj, las 5.30.
- Aún me quedan dos horas - me digo sin sospechar la que se me venía encima.

Oigo de nuevo a Currita, pero esta vez demasiado cerca. Abro los ojos y la veo a los pies de mi cama (que por cierto casi me da un infarto).
- Mami ez que no quiero dormir máz - me dice con voz de pena.
- Pero si aún falta mucho para levantarse, ven aquí conmigo – le digo tirando por la borda todo lo que había argumentado antes para que se quedara en su cama. 
Y de un salto, se me tira encima con más energía que si se hubiese tomado un Red Bull.

Después de patalearme, de hacer que ronca como un señor, de tirarme del pelo (sin querer, según ella) y de levantarse al baño 3 veces, finalmente, puede con mi paciencia.
- ¡Ya está bien!  ¡Por favor estate quieta y trata de dormir! - le digo enfadada.
Entonces ella utiliza su último recurso:
- Mami ez que me ziento mal porque zi eructo me zale el ruido por la oreja – comenta tocándose el oido con cara de perro abandonado.
- ¿¿¿Cómo??? Pero Currita eso es imposible…

Y justo cuando trataba de explicarle que los eructos no salen por la oreja… Ha sonado el despertador.







12 comentarios:

  1. Curriña hija, tómate un pasti y a dormir… Qué ronda por esa cabecita que estás pero no estás? Ayer vi que seguías en la parra…

    La amiga de tu consuegra. jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues algo voy a tener que hacer porque estoy agotada! Un beso!

      Eliminar
  2. Seguro que el Currante sueña con tu insomnio. Nada como quemar calorías y que te rasquen para caer rendida. De 12:30 a 3:15, el currante es un atleta, si señor...En cuanto está el record? Atleta o actor p......

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajaja, me parto con Currita!! Cómo vas a echar de menos a esa niña cuando crezca. A dormir que ya es hora.

    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Currita es una pasada pero lo sería más si durmiera por las noches...

      Eliminar
  4. La creatividad de Currita no conoce límites, como la de su madre. Esta niña tiene talento. Habrá que seguir de cerca su crecimiento porque promete. Besos

    Miguel O.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Currita le da mil vueltas a su mamá. Sin duda.
      Besos.

      Eliminar
  5. Yo, Morfeo, te cojo entre mis brazos.

    Ya te he dicho que soy Morfeo

    ResponderEliminar
  6. Son temporadas , lo cierto es que a medida que "obtienes" años se duerme menos , porque a mí me está pasando también.
    Casi que prefiero el invierno que por lo menos por no salir del edredón , duermes más a gusto .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Invierno! Aquí no hay invierno… Lo único que se le parece un poco es el aire acondicionado en algunos sitios.
      Dormimos arropados sólo con una sábana… Ni edredones, ni mantas, ni pijamas de invierno...

      Eliminar