viernes, 3 de octubre de 2014

Abrazarse

Currita lleva varios días despidiéndose de sus amigos del parque con un abrazo. Los busca uno a uno y los abraza. Cuando termina dice:
- Vamos mami, ya está – y me da la mano para irnos.

No sé de donde se lo ha sacado, pero me encanta que lo haga, y más en este país dónde a veces parece que si te tocan te van a contagiar algo.
Mucho cuidadito con tocar y ni se te ocurra dar un beso cuando te presentan a alguien y mucho menos dos. Se estira bien el brazo para dar la mano, y encima la mano floja...
Incluso he comprobado que en una conversación si das un paso hacia adelante y te acercas más, ellos lo dan hacia atrás y se alejan. Es como si trataran de marcar constantemente un límite o como si olieras mal.


Hace poco publicó El País un artículo interesante con relación a este tema:

"Cuando abrazamos y nos abrazan todos los órganos de nuestro sistema se activan: el corazón, el cerebro, los sensores de nuestra piel y nuestro sistema endocrino. Este gesto nos beneficia con una energía extra y una sensación de paz y equilibrio".

Aquí os lo dejo entero: Mínimo, cuatro abrazos al día

El tema es que, por suerte Miami es una ciudad multicultural y de la misma manera que te encuentras a muchos que ponen una barrera en su saludo, también los hay que siempre que te ven te plantan un abrazo. Y cuando digo siempre, me refiero a siempre. Da igual que os veaís a diario o que sea tu vecino y te cruces con él varios días a la semana. Te plantan un abrazo con apretón incluido, y a mi me encanta.
La diferencia es clara: los americanos no suelen tocarse y los latinos se tocan todo lo que pueden y más.
¿Qué preferís?

¡Abrazos por doquier!




16 comentarios:

  1. Eso Curra!!! Toda la peña a abrazarse!!! Qué buenas ideas tienes tronca!!!
    Abrazos desde tu querida España.

    Peter Pan

    ResponderEliminar
  2. Qué vamos preferir! Está claro! A mi encantan los abrazos pero reconozco que hay veces que si no conozco a quien me lo da no me apetece mucho… y menos el achuchón.

    Silvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, hay algunos que mejor que se abstengan...

      Eliminar
  3. Tienes razón en esa comparación que haces . Yo lo noto igual , lo que pasa es que pienso que cada cosa según cuando , como y quien. Pues yo abrazo a gente que quiero , que aprecio , que hace tiempo no veo y me da alegría verla , o gente que lo está pasando mal , en fin . Pero aquí en Cantabria la gente es bastante áspera , y apática , y en Santander ,hay mucho altanero , creído e engreído , y luego tengo el extremo de mis cuñadas mexicanas que si te ven tres veces al día , tres veces te dan besos y tampoco es eso , más cuando lo hacen por compromiso . En fin , que ni tanto ni tan calvo , soy de abrazos pero en su justa medida.

    ResponderEliminar
  4. ¡Claro que está muy bien abrazarse, mientras más mejor! Yo soy cubana, pero llevo siglos viviendo en Moscú. Aquí la gente casi no se toca. Mi familia cubana se queja de que ya no los abrazo como Dios manda, Ja, ja

    ResponderEliminar
  5. Yo no puedo evitarlo, en esto soy como los americanos, un poco arisca. Me pone de los nervios que me abrace o me besuquee gente desconocida :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me besuqueen, totalmente de acuerdo. Pero los abrazos son distintos...

      Eliminar
  6. Yo abrazo a to quisqui y me da bastante Paz. Eso sí, con cuidadito de no emcariñarme mucho!
    Un abrazo Bizcocho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Mucho cuidadito con encariñarse!!
      Tú si que sabes amiga...

      Eliminar