jueves, 6 de noviembre de 2014

Luna llena

Después de la tempestad viene la calma. Detrás de las nubes: el sol. Que la felicidad es eso que pasa entre putada y putada. 
Cómo estamos hoy… No sé que pasa. No sé de dónde sale este mal rollo que se cuela por todos los rincones. Me siento como el culo. Si. De esas veces que te cuesta hacer todo. El Currante está de viaje, así que yo me lo guiso y yo me lo como todo. A veces con patatas y otras veces sin ellas. Qué ricas las patatas, eso sigue siento una alegría. Abrir una bolsa y zampártela entera.

El caso es que hoy he apurado en la cama hasta ese momento en el que sabes que como te quedes tirada un segundo más, los cachorros llegan tarde al cole. Así que nos ha tocado hacerlo todo a toda leche. Y eso da mucha pena. Porque mola más hacerlo tranquila, y disfrutar hasta de cuando Currita me dice que se beba el Cola Cao mi tía la del pueblo y Currito me cuenta por enésima vez cómo marcó su último gol… Hasta eso tiene que tener su encanto.

Y después de volar casi en pijama al cole, llego a casa, y como estoy sola pues me da más pena aún, y me entran unas ganas locas de meterme en la cama, pero como ya he tomado café no me voy a dormir ni de coña, así que me he puesto a escribir que dicen que es una buena terapia. Veremos que tal me sienta, porque si no me entiendo ni yo, no es justo pensar que lo vayáis a hacer vosotros. Digo yo. Aunque nunca se sabe, que puede que haya algún tarado que está peor que yo, y vá y me consuela.
También me he puesto canciones de esas que siempre me hacen bailar, pero nada. Me dan una pereza horrible.
Y de repente, cotilleando en Facebook me entero de que hoy hay luna llena. Ahora lo entiendo todo. La luna de las narices, que aparte de ser preciosa e inundar las calles de Miami Beach con el agua fétida de las alcantarillas, hay días que cambia mi estado de ánimo a su antojo. Y me digo:
- Ahí está la respuesta, eres una lunática.

Pero, ¿y ayer? ¿Qué pasó ayer? Ayer no hubo luna llena.


12 comentarios:

  1. Vaya, siempre hay días malos, pero piensa que si no los hubiera tampoco habría días buenos!! Ánimo que la luna ésta en seguida se pasa ;-) Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Ayer barruntabas la luna llena delos cojones. Y ya está. Déjate de tristeza y espabilando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me he espabilado. Se acabaron las tonterías.

      Eliminar
  3. Yo te consuelo mi niña. Hay veces que te entiendo tan bien…

    Gemma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad me entiendes? Es todo un consuelo!
      Gracias Gemma.

      Eliminar
  4. Pues ¡Se te entiende perfectamente ! . ¡Ah! Ahora me entero por tí que hubo luna llena . Por eso andaba yo revuelta con dolores de cabeza y malestar general cuando llevaba unos días divinos de la muerte.
    Los años pasan y las alcantarillas de Miami no las arreglan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra lunática!!
      Y pasan los años y Miami Beach sigue inundándose… Un horror!

      Eliminar
  5. Pues a mi me paso al contrario. La luna llena que pude ver ayer en el cielo de Santander, si en cantabria, me hizo ver las cosas de otra manera. Ilusión a tope.

    ResponderEliminar
  6. Yo también tengo días así en que no quisiera haber nacido. Y días que estoy de tan mala leche que no me soporto, me caigo fatal. Hasta el día siguiente, que vuelvo a quererme. Hast el otro día que vuelvo a autoirritarme... Ánimos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así somos… Pero que buenos los días en los que nos querremos!!!
      Gracias por tus ánimos!

      Eliminar