martes, 26 de mayo de 2015

Gracias Miami

Tres años aquí han dado para mucho, y aunque generalmente me he explayado contando lo poco que me gusta esta sociedad, lo mal que se come, lo fríos que son los americanos… Ahora que veo la meta, ahora que ya es una realidad mi vuelta a mi España querida, quiero contaros algunas de la cosas por las que me siento profundamente agradecida con esta ciudad tan pintoresca.

Lo primero es que me ha permitido cumplir un sueño de los que se tienen desde pequeña: siempre quise vivir fuera de mi país unos años y por fin lo puedo tachar en mi lista de “Tareas pendientes para los próximos 50 años”.

Es una suerte haber vivido en una ciudad con tantos contrastes.

Nunca en mi vida me he sentido tan libre como aquí. Quizá porque en España tengo muuuucha familia a la que al final siempre acabo rindiendo cuentas, pero aquí he hecho y he deshecho a mi antojo.


Miami saca a la hortera que llevo dentro, y eso al final también te hace más libre. (Di, esto me lo enseñaste tú). De repente llevo la ropa mucho más corta, me pongo tacones con cosas que en España jamás lo hubiese hecho y mezclo colores imposibles. O todo lo contario: camiseta, pantalón corto, chanclas y coleta. Así paso el día me mire quien me mire (aunque lo bueno es que aquí no te mira nadie).

Soy capaz de disfrutar de pequeñas cosas que antes pasaban de largo sin apenas verlas.

Mis cachorros vuelven hablando otro idioma, y con la certeza de que los españoles no somos el ombligo del mundo. Ahora saben que hay niños de un montón culturas y de países diferentes de los que han aprendido día a día. Eso si que ha sido una suerte de verdad. Estando como está el mundo…

Algo ha cambiado dentro de mi: ahora soy más tolerante, más paciente y menos egoísta. Estoy a punto de rozar la perfección… He aprendido a estar sola y eso te obliga a conocerte mejor. Me he enfrentado yo solita a mi lado insoportable y a mi lado maravilloso.

Veo el mar todos los días (eso también lo tengo que tachar de mi lista: “ Vivir en un sitio con mar”).

He conocido a gente increíble, y me he acercado a gente que aunque conocía desde hace muchos muchos años de repente están conmigo, en la distacia, a diario. Y esto si que es un regalo para toda la vida. Me llevo amigos nuevos que sé que estarán a mi lado siempre.

He viajado más que los últimos 10 años.

Ahora valoro más todo lo que dejé en España, esa cañita con patatas…

Y por supuesto he conocido a Curra, mi gran amiga Curra… ¿Qué hubiese sido de mi sin ella…?







12 comentarios:

  1. Sin Curra te hubieses aburrido tela. Y a nosotros nos hubieses privado de conocerte algo mejor y de todas esas risas que nos hemos echado tu costa y a tu salud.

    Sam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, la vida sin Curra es mucho peor.

      Eliminar
  2. Tienes que venir a vivir a Galicia, al lado de uno de esos mares bravos de la costa. Que le den a Madrid y a Miami! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué le den a Madrid???? Eso nunca!! Jajaja

      Eliminar
  3. Nosotros hemos tenido la suerte de conocer a Curra y a su familia, y hemos vivido en "Miami" por un tiempo. Y a mi me has despertado las ganas de descubrir la ciudad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Curra la suerte de conocer las historias de Miniyo, de las que siempre se puede aprender algo bueno. No creas que te pierdes gran cosa si no conoces Miami ;)
      Beso!

      Eliminar
  4. Muy bueno, Mamá Curra, como te dije, te vamos a extrañar por este lado del océano. Mucha suerte en tu regreso y aquí se quedan todas tus anécdotas, consejos, desahogos y comentarios! Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Curra ¡Se te nota feliz por tu regreso! Me alegro por tí. Y tienes mucha razón en lo que dices ,vivir en otro país es un experiencia que todo el mundo debe pasar y sobretodo aquellos que se creen únicos y superiores a los demás. Te enseña a valorar lo que tienes , saca todo de uno, te enseña a adaptarte ,comprender y entender otras formas de vivir y pensar y eso te hace más tolerante. ¡Y a mí me encanta! Si fuera por mí ,cada dos años me cambiaba de Ciudad,jaja . Eso sí, vivir frente al mar es lo mejor de lo mejor y eso no lo cambio por nada.
    Muchas suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces los españolitos nos creemos el ombligo del mundo… Siempre viene bien salir un poquito de casa y ver que hay por ahí.
      Gracias Seoane, un beso grande

      Eliminar
  6. Aquí estamos esperándote con unas cañas y unas bravas!!! pero qué difíciles sonlos cambios ... porque desde aquí añorarás Miami y estas cosas que nos has contado y alegrado a diario. Pero siempre puedes volver de vacaciones a visitar a Curra, no? Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría poder venir de vez en cuanto de vacaciones, no es un destino barato pero seguro que vuelvo.
      Los cambios no son fáciles pero si los enfrentas con ilusión, la cosa cambia mucho.
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar