martes, 12 de mayo de 2015

Mamá Curra was here

¿Dónde acaba el principio y dónde empieza el final? Tal vez estoy en el principio del final o tal vez esté en el final del principio.
La cuestión es que si miro hacia atrás me veo en el final y si miro para delante me veo en el principio. Y te preguntarás ¿qué más da? Y yo te daré la razón. Toda la razón, enterita para ti. Que al fin y al cabo de que me sirve tener razón si me voy a sentir igual,  si no sé si afrontar las cosas con pena o con alegría. Pues una de cal y otra de arena, me digo. Los lunes, miércoles y viernes me siento mal, y el resto bien. Podría servir. Si total, volver a cambiar de país es algo a lo que una se enfrenta todos los días. Así, sin más. ¡Hala! Recoge tus cosas que nos vamos. No te dejes nada, apaga todas las luces y cierra bien la puerta, no vaya a ser que queramos volver y nos encontremos la casa hecha unos zorros. Y no te olvides de hacer una marca en la pared, como un tatuaje, para que por mucho que pinten siempre se pueda leer: mamá Curra estuvo aquí y mamá Curra was here –para que lo entiendan todos- O mejor: mamá Curra nació aquí. Como los presos en la cárcel. Que no es que me haya sentido como en una cárcel, es más una cuestión de dejar testimonio de mi vena macarra. O también puedo escribir directamente el nombre del blog, así de repente tienen acceso a mi vida. Pues a mi me hubiese encantado encontrarme algo así. Lo voy a hacer. Decidido. Quién sabe si algún  día alguien me escribe desde aquí y me cuenta que se siente sola, que aunque siempre tiene a sus cachorros a su lado hay un punto de soledad que no logra superar… O tal vez me manden una factura por los arreglos que han necesitado para borrar una marca en la pared (que aquí son muy dados a mandarte facturas por cosas que ni sabías que habías hecho).


Pero yo sigo a lo mío. ¿Me enfrento a una nueva etapa o es la misma…?  Y me distraigo buscando un libro para leer. Este ya lo he leído, lo cierro, me siento encima y miro la pared buscando dónde puedo dejar mi marca. ¿Y eso con qué se hace? ¿Con un destornillador, no?



14 comentarios:

  1. Lo mejor una taladradora, no lo dudes.

    J.M. was here.

    ResponderEliminar
  2. Todo es tan relativo... En mi caso, es este lugar el que me ha marcado a mi y espero que la cicatriz me acompañe siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay cicatriz es porque hubo herida, así que no sé yo si es tan bueno que te acompañe...

      Eliminar
  3. Voy y vengo y por el camino me entretengo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien se te ha dado siempre la poesía!!

      Eliminar
  4. Aquí o allí siempre habrá cosas que valgan la pena (aunque la nostalgia y la mudanza nos dé la tabarra ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda siempre hay cosas que valen la pena en cualquier parte. Es un consuelo, más allá de mudanzas y de nostalgias...

      Eliminar
  5. Todo tiene su lado bueno y malo hay que ver siempre el lado positivo de las cosas. Y piensa que siempre lo mejor está por llegar.
    Besos y animo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si!! Siempre positivo, nunca negativo.
      Gracias, un beso grande

      Eliminar
  6. Qué vértigo da eso de mirar al principio y al final :)

    ResponderEliminar
  7. Me das qué pensar pero prefiero mirar hacia delante sin saber en qué lugar estoy. Dejando la mejor marca posible, sin arrepentimineto y tratando de mejorarla cada día.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar