martes, 5 de noviembre de 2013

Una casa en la playa


Siempre tuve claro que quería vivir cerquita del mar, soy madrileña y allí no hay.

La cosa es que llegamos los cachorros y yo solos a Miami (el Currante tenía cosas que hacer por el mundo).

El primer recuerdo es una interminable cola en el aeropuerto. Interminable de verdad: 3 horas. 3 horas con niños os aseguro que no son lo mismo que 3 horas sin ellos. Currito, cantó a grito pelao, lloró, dio patadas, escupió, comió, hasta hizo una obra de teatro a los de detrás. Mientras, y gracias a Dior, la súper lista de su hermana dormía la siesta en su carrito. Y yo, que estaba mas quemada que el palo de un churrero, me desesperaba.
Cuando por fin llegamos al control de pasaportes, el poli dice que hay un problema y que necesita la opinión de un superior. Problemas. No podía creerlo, pero en cuestión de minutos, nos metió hora y media más en un cuartito sucio, mal oliente y lleno de gente con la misma cara de mecagoenlaleche que teníamos nosotros. Menos la lista de Currita, claro. Ella seguía a lo suyo.
Nadie vino a explicarnos nada y nadie se preocupó de los niños. Hubo un momento en el que de verdad pensé que ocurría algo grave. Tanto tiempo de espera no era normal, al menos para mi en ese momento. Pero cuando ya creía que, como en las pelis, nos detendrían, me quitarían a los cachorros y sólo me dejarían hacer una llamada, (¿y a quién coño llamo yo ahora, si el currante está perdido por el mundo?), un poli enorme se acerca a nosotros, nos sonríe, nos dice que todo está ok y que a tomar viento fresco. Salimos corriendo, por supuesto acordándome de toda su familia.

Subimos a un taxi conducido por un señor con rastas larguísimas, que escuchaba reagge demasiado alto. 
- ¿Vacaciones?, preguntó. 
- No, venimos a vivir aquí unos años.
Esta última frase, la repetía para mi, una y otra vez. Como un mantra. Venimos a vivir aquí unos años, venimos a vivir aquí unos años… ¿Si? Si.

Por fin llegamos a “la casa en la playa”. Habíamos decidido pasar allí el tiempo necesario mientras buscábamos colegio, casa, coche, seguro médico, amigos… vamos, de todo. Con esto, ya os estoy contando que llegamos con una mano delante y otra detrás. No traíamos nada. Bueno si, dos maletas enormes y monísimas que compré para la ocasión, y un acojone en el cuerpo de agárrate y no te menees. ¿Dónde me agarro?

La casa no me gustó nada. Me pareció fea de pelotas, con ese puntito cubano del siglo pasado que se ve mucho por aquí. Pero era cómoda en cuanto a distribución, bien equipada y súper limpita. Total, era sólo para unas semanas. Y lo mejor es que tenía playa. Desde la terraza y de perfil podías verla, de perfil, si.
Me moría por bajar, y aunque por el cambio de horario para nosotros eran las tres de la mañana, bajamos al mar. Por fin una alegría: palmeras y mas palmeras, agua turquesa, arena blanca... parecía el Caribe... 
¡Era el Caribe!














12 comentarios:

  1. mmmmm
    que interesante.
    Me imagino el mal rollo tantas horas en el aeropuerto sin saber que podía pasar...
    como bienvenida al país no esta mal¿eh? jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está mal, no. Un pelín intenso para mi gusto. ;)

      Eliminar
    2. Bueno curra, no das tanta pena, en Europa hace mucho frío hoy. Saluda a María. Besos desde Estocolmo. Como decía tu hermana a quien le encantaría leer tu blog. Amores de colores. Seguro que lo lee ❤❤❤❤❤

      Eliminar
  2. Más amores, que bien!!
    LOVIUS, como también decía ella.

    ResponderEliminar
  3. Coño!!! Curra, me evio el enlace María Gayoso. Que bueno!!! Te sigo.

    ResponderEliminar
  4. Dios mio.... que miedo me ha entrado... dentro de poco viajo fuera con los niños... estas colas.. las alfandegas... me entran escalofrios... Eres una valiente... superaste lo primero... espero que te lo pases bien por alli!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que a ti no te pasa, no te preocupes. Hay que ir bien preparada: cuentos, pinturas, algún juguete y si tienes una tablet, mejor que mejor!
      Suerte, ya me contarás!

      Eliminar
  5. Hola Curra, te animo y escribo desde nuestro local de ensayo.
    Somos las Mamis de Miami, grupo pop-grounch, necesitamos gente que se una.
    Eres un poco megapetarda pero te queremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las Mamis de Miami??? Yo os quiero conocer!!!

      Eliminar
  6. Pero Curra, que puntazo lo del blog! seguiré tus andanzas. José me dice que echa mucho de menos a Manu... bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vir, espero verte más por aquí!
      Un besazo

      Eliminar